El petróleo: principal componente inflacionario mundial

que hacer con el petroleo del mundo

¿Sabe usted que tienen en común un litro de gasóleo y un litro de detergente para cocina? ¿Y un paquete de pañales con un envase de gaseosa? ¿Y la pantalla de su computadora con un litro de pintura para decorar? Sí, adivinó: todo utiliza al petróleo como materia prima.

Obviamente no al crudo propiamente dicho, pero su refinación en distintos productos químicos derivados se utilizan en más cosas que lo que la gente común se imagina. Echemos un pequeño vistazo a la habitación donde nos encontramos y pongamos a ver con detenimiento: los componentes de su PC: plástico.

La silla donde está sentado: el asiento y las ruedas, seguro de plástico. Electricidad generada por centrales térmicas. Papel, envases, pinturas, teléfonos móviles, focos de luz, almohadones, alfombras, poliéster, y podríamos llenar varias páginas con cosas que utilizan para su producción químicos refinados del petróleo y del gas natural.

Los elevados precios del oro negro empiezan a golpear las ganancias de una amplia variedad de negocios en todo el mundo, lo que impulsa a muchos a elevar sus precios y maniobrar de manera agresiva para compensar los crecientes costos, producto del barril a valores cercanos a 145 dólares.

Los afectados por esta alza son muchos: desde los dueños de automóviles hasta las aerolíneas, pasando por las empresas de transportes de mercaderías. Y este es un punto particularmente difícil: si suben los precios por fletes y traslados de mercancías, esos mayores costos los terminan pagando, indefectiblemente, el consumidor final.

Muchas empresas se enfrentan a la siguiente disyuntiva: ¿deben elevar los precios, cambiar a procedimientos menos costosos, reducir personal o todo lo anterior junto? Un claro ejemplo puede ser la compañia Goodyear de Estados Unidos: en estos momentos, está cambiando la mezcla de sus neumáticos incluyendo una mayor proporción de caucho natural en lugar de uno sintético elaborado con petróleo.

A su vez, intenta fabricar más neumáticos de lujo para consumidores dispuestos a pagar más de 150 € por reemplazar cada neumático de su auto. Sin embargo, no ha sido suficiente. Ahora, a raíz de una suba de la demanda, el caucho natural también está aumentando drásticamente su precio, junto con el de muchos productos básicos. Así que, en solo 4 meses, Goodyear ha aumentado los precios de sus neumáticos en un 15%.

Otro ejemplo es Procter & Gamble. Para su año fiscal, que se iniciará en Julio, espera gastar más de 2 mil millones de dólares (algo así como 1.350 millones de euros) adicionales en materias primas y productos básicos basados en petróleo. Eso es el doble del incremento del año pasado y se extrae de un ingreso neto de unos 80 mil millones de dólares.

Los aumentos de precios han ayudado a compensar un poco dicho costo. Los mismos han promediado casi un 7% en toallas de papel, pañuelos desechables y pañales, todo fabricado con sustancias químicas derivadas del petróleo. También ha recurrido a “compactar” algunos productos de lavandería, de manera que la misma cantidad de detergente cabe en envases más pequeños y menos costosos de plástico. Otras empresas, en este sentido, están volviendo a los viejos envases fabricados en vidrio u hojalata.

La sensación generalizada es que muchas compañias podrían estar a punto de llegar a su límite. Según destaca el sitio de internet Moody´s Economy.com, especialista en investigación de mercados, las ganancias corporativas que habían alcanzado su nivel más alto en la primavera pasada, antes de la explosión de las subprimes, han estado reduciendose desde entonces. Y las previsiones indican que seguirá así.